domingo, 16 de octubre de 2016

Nuestros hijos, niños como los demás.

Os dejamos en esta ocasión un comentario de una mamá que nos escribe el 8 de noviembre del 2015 para comentarnos su experiencia. Su hijo tenía 12 años en esa fecha. Muchas gracias por vuestras aportaciones.
Hola, soy madre de un niño con sk y quiero contaros mi experiencia, para poner mi granito de arena a este estupendo blog.

Mi hijo tiene 12 años, nos enteramos hace 3 que tenia el síndrome. Empezó a andar con 15 meses, sin embargo habló muy pronto, incluso antes que la mayoría de los niños, tenía una mala motricidad, pero no le dimos mucha importancia ya que al ser tan alto, lo achacábamos a la típica torpeza del niño grande, aún así nosotros hemos querido introducirle en el mundo del deporte por los beneficios que este le pudiera aportar, nos dimos cuenta que donde mejor se movía era en el medio acuático, lleva varios años practicando natación y la verdad es que es un gran nadador.

Cuando empezó a leer aprendió al mismo ritmo que los demás, sin embargo con el paso del tiempo se fue quedando atrás, su lectura era bastante lenta e incluso silabeaba y eso le influyó lógicamente a la hora de hacer sus tareas, tardaba una eternidad, recuerdo en especial 3º de primaria como el mas duro, se pasaba la tarde entera trabajando y nosotros con él, tuvimos que ayudarle bastante en casa y tuvo apoyo en el colegio, pero fue sacando todos sus cursos, y a medida que han ido pasando los años la necesidad de ayudarle ha sido cada vez menor, sigue siendo mas lento en la lectura, pero hoy en día mantiene perfectamente el ritmo de su curso y ya esta en 1º de ESO, el año pasado descubrimos unos ejercicios en internet para mejorar la velocidad lectora, se puso una tarea varias veces a la semana y mejoró bastante. Este año tiene un apoyo fuera del colegio para mejorar la lectura comprensiva y la ortografía.

Es cierto que invierto más horas en ayudar a mi hijo que a su hermana menor, pero a lo largo de toda la primaria me he encontrado muchos niños con problemas escolares similares y madres igual de abnegadas que invertían su tiempo ayudando a sus hijos. Cuando no sabia que tenia el SK no sentía que fuera diferente, y si hoy que lo sé, os tuviera que definir a mi hijo en pocas palabras os diría que es un niño como los demás.

Un abrazo a todas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

PARA PUBLICAR COMENTARIOS:
Si seleccionas Anónimo en el desplegable no aparecerá ninguna información de tu perfil. Los comentarios se publicarán después de la supervisión de las autoras del blog. Gracias.